Estrés térmico en los animales: cómo prevenirlo

Las altas temperaturas son fuente de preocupación para los ganaderos ya que tiene impacto en el bienestar de los animales, provocando estrés, disminuyendo su bienestar, reduciendo a producción de leche, y en casos extremos, llegando a la muerte de los mismos.

Desde Foodco, expertos en alimentación animal, te dejamos algunas prácticas para mitigar los efectos del calor. Ahora bien, como primera recomendación, es conveniente aplicarlas de manera anticipada.

¿Cuál podría considerarse una situación estresante? La mayoría de los expertos considera que puede definirse de dicho modo cuando, de manera sostenida y prolongada, la temperatura supera los 25°C y la humedad, los 50%.

En primer lugar, es necesario contar con toda la información que podamos respecto a las posibles olas de calor y a las temperaturas de los días venideros. De esta manera, podremos reforzar las medidas en dichas jornadas. Existen diferentes herramientas para poder monitorear las condiciones en tiempo real. Por ejemplo, el INTA siempre tiene material para aportar.

Por otro lado, también es importante contar con personal capacitado en la detección de indicadores o síntomas de estrés térmico en el ganado, prestando especial atención a su comportamiento para poder identificar patrones poco habituales. Por ejemplo, algunos de los más comunes son la respiración acelerada, la boca abierta, la sialorrea y como consecuencia, hay una menor ingesta de materia seca.

A modo de regla general, los expertos sugieren tener en cuenta que el aumento del consumo de agua en épocas de calor está entre el 30 y 60 por ciento.

Respecto a los horarios de alimentación, es importante proporcionar el alimento en los horarios de menores temperaturas. Por ejemplo, por ejemplo lo más temprano posible por la mañana y en las últimas horas de la tarde, pero siempre con presencia de luz natural.

También se recomienda cambiar el suministro de alimento: pasar del habitual 50:50 a un 35-40% por la mañana y un 65-60% por la tarde. Se sugiere también reducir la proporción de grano, reemplazando por un poco más de fibra.

En cuanto a los bebederos, es importante cuidar su higiene, ya que es muy común que los animales, además de beber de allí, intenten refrescarse, sumergiendo su cabeza o morro. En este punto, también hay que considerar que algunos animales son más dominantes que otros, por lo que algunos pueden quedarse atrás y demorar más en hidratarse. Hay que estar atentos a estas circunstancias y asegurarnos de que todos tengan acceso al agua.

El agua debe ser de calidad, de fácil acceso y en cantidades abundantes. Los especialistas del INTA estiman que, en una toma de 5 minutos, un solo animal puede beber hasta 13 litros de agua.

Evitar movilizar a los animales (arreo) en las horas de mayor calor, no sólo por el campo sino también en vehículos.

Es importante que los animales puedan contar con zonas de sombra, mucho mejor si proviene de árboles, y sino reforzando con toldos o media sombra. Asimismo, para aquellos de destete precoz o los que llevan menos de un mes en el corral debemos intentar procurar que se encuentren cerca de las corrientes de aire, ya que son los más proclives a sufrir estrés térmico.

Por último, para el caso de los animales que se encuentran en feedlot, se recomienda refrescarlos, mediante la técnica del rociado con agua, así como también la superficie del piso.

 

Desde Foodco, nos dedicamos a los insumos para la alimentación animal, brindando un completo servicio de asesoramiento. Para consultas sobre alfalfa y megafardos, comunicate por la web o a nuestros teléfonos.